17 febrero, 2013

Volver a empezar.

Hacía mucho que no usaba el blog. He pensado en borrarlo por falta de tiempo, pero me da pena perder relatos que escribí en su momento.

Vuelvo aquí tras unos meses difíciles atléticamente hablando. Desde mi lesión el año pasado en enero, la cual me hizo perder carreras importantes, no he vuelto a ser el mismo. Me perdí las medias maratones de Terrassa y Granollers y llegué recién recuperado a Bombers. Luego me limité a correr las del Circuit Activa't para ayudar a mi hermana a completarlo.
Pues bien, este año prometía. Había conseguido cuadrar mis horarios (algo impensable) para no perderme entrenos. Pero como siempre, algo tenía que suceder. Mis piernas se cargaban con mucha facilidad y a pesar de ir cumpliendo los ritmos de entreno, acababa muy cargado. Luego en noviembre paré completamente por estudios y eso hizo que a principios de diciembre estuviese en pre-temporada de nuevo. Mismos problemas físicos pero sin saltarme entrenos. No competía, sólo entrenaba. Veía una tontería competir sabiendo que estaba fuera de forma. Así llegué a la Media Maratón de Terrassa. 

Dicha media junto a Montornés eran mis dos objetivos. Rozar 1h 20' en Terrassa y bajar en Montornés. Imposible. No llevaba entreno. Las primeras tiradas largas las empecé durante las navidades. Así que la hice como un entreno. Un entreno que debía salir a 3:50 para comprobar mi estado. Salió hasta el km17. Luego mis piernas volvieron a cargarse, llegando incluso a calambres, por lo que me limité a acabar. A partir de ese momento me di cuenta que no podía dejarlo más. 

Fui a la fisio para descargar las piernas, renové mis zapatillas (estaban destrozadas) y volví a corregir mis plantillas. Pero ni por esas. Rodaba sin plantillas y se cargaban mis piernas. Con ellas, peor aún. Así que pedí hora con uno de los médicos (en Terrassa) que te proporciona la Federación. Me tocaba esperar una semana, así que descansé. Seguí con mis entrenos de agua y me puse como obligación ir cada día a hacer pesas.

La visita médica fue un jarro de agua fría. Aparentemente, mi problema son mis piernas. Hablando sin tecnicismos: los músculos de la pierna están cubiertos por "bolsas" individuales. Y una "bolsa" cubre a todos los de la pierna. Pues esa bolsa, en mi caso, es demasiado estrecha puesto que según el médico estoy cambiando mis piernas y tengo mucha más fibra en ellas, y cuando hago deporte y los músculos se dilatan, hace que se opriman y se rocen entre ellos. De ahí las molestias.
Pero para confirmar si de verdad me ocurre eso, debo someterme a una prueba llamada medición de la presión intracompartimental, la cual consiste en unos pinchazos en las piernas antes y después de correr para saber si el músculo se siente apretado. Pensaréis, fácil, te haces la prueba y ya está. Pues no. Resulta que el seguro que ha contratado la Federación Catalana de Atletismo sólo atiende a corredores que sufren "accidentes" y con accidentes quiero decir caídas, meter el pie en un agujero, comerte una valla, clavarte una pértiga, etc. Y en mi caso es lesión. Así que esa prueba no entra. ¿Pues vaya mierda de seguro no? Pues para nosotros sí. Para ellos es una ganga. ¿Cuántos atletas pueden sufrir "accidentes"? Poquitos. Se evitan un pastón en pruebas y demás, y nosotros pagando fichas federativas como borregos. Es mi primer año, pero tengo claro que si sigo corriendo no pago ficha. Si me lo paga el club, perfecto. Por mi parte paso.
Volviendo al tema de mi lesión. La solución a una respuesta positiva a esa prueba es: operarse o dejar de correr y pasarse al odiado footing.

La visita médica me dejó muy tocado. Ya sabía que a Montornés tampoco llegaba por mis molestias y por la falta de entreno, pero es que con esa noticia me quedaba sin correr. Acordé con el médico rodar un poquito sin plantillas para acabar de descartar que fuesen las culpables mientras intentaba solucionar el tema de la prueba médica. Encima esa semana había estado prácticamente toda con mocos y el pecho muy cargado, de hecho a día de hoy aún no estoy del todo limpio. Así que el rodaje del viernes fue bastante duro. Rodé por debajo de 5' y mis piernas notaban las dos semanas parado. Me dolían muchísimo. Y obviamente, me cansaba mucho al estar resfriado. Pero extrañamente, mis piernas no se cargaron. Por lo que decidí correr en Hospitalet como estaba previsto para este fin de semana a modo de test para la media. Obviamente me lo tomaría como una prueba para mis piernas.

Y así ha sido. La carrera era en Hospitalet, en la parte alta de la ciudad, cerca de Sant Feliu. Era un 10km pero parecía un cros. 10km corriendo por muchas subidas (un 70% del recorrido era subiendo, o esa ha sido mi sensación), por parques con terrenos inestables, por adoquines, muchos giros de 180º, cruces con atletas más lentos, etc. Un festival.
Por mi parte, he acabado con un tiempo de 38:55. He tenido que pararme unos 40seg en el km7 por culpa del flato (no he desayunado e iba lleno de agua xD) y las piernas no se han cargado. Sólo cansado. Bueno, ya iban cansadas desde el viernes y con algo de dolor en los cuádriceps producto de la falta de entreno. Así que bien. Carrera más que digna. 
En Championchip pone que he sido segundo de mi categoría y 25 de la general, pero no sé. Me suena haber visto 4 en las primeras listas que han impreso.

Como sensaciones obtengo que con tanto parón estoy fuera de forma. No sé ni cuál es mi ritmo actualmente. Y sobre las piernas no sé qué hacer. Probaré a entrenar sin plantillas, sin forzar ritmos, y ya veremos. Sinceramente, se me han quitado las ganas de competir. No de entrenar. Pero ya son dos años sin buenas sensaciones y te acaba quemando.

Os dejo un enlace a las fotos del recorrido. Faltan algunas cuestas que tela. 


PD: Siento el tocho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada