02 febrero, 2011

21ª Mitja Marató de Barcelona

He tardado unos días en hacer la crónica pero ya está aquí.
Al ser en Barcelona e ir en tren el despertar debía ser temprano. Mucho. Si me hubiesen dicho hace 3 meses que iba a estar levantándome a las 6 para ir a correr un domingo hubiese cogido agujetas de reír. Yo era más bien de cerrar discotecas a susodicha hora.
Con el desayuno habitual de los día de carrera salí de casa con la incertidumbre de que carrera me esperaba. Me junté con José a las 7 para coger el tren de las 7:18. Viaje tranquilito, con charla amena mientras me iba bebiendo 500ml de Aquarius y me comía un plátano. Nunca antes lo había bebido antes de carrera.
Con aparente frío nos dirigimos a nuestros respectivos guardarropías.
Aún no había usado mi Fore y lo encendí una vez estaba preparado para calentar. Lo iba mirando mientras calentabamos y apenas le dí importancia. Durante el calentamiento noté dolores moderados en la rodilla y apareció uno nuevo en el talón de la misma pierna. Mi pie izquierdo seguía como siempre, con un leve dolor que se fue apagando una vez engrasada la máquina.
Mi idea era pegarme el carrerón y bajar de 1:25, pero viendo mi físico, que la noche anterior había dormido 4h (No pretendáis que alguien que hace vida de noche deje de un día para otro sus hábitos) y que amenazaba lluvia, me di cuenta que no era el día y así se lo comenté a mi compañero.
Me coloqué en mi cajón [1:25 a 1:40] y me limité a mirar mi Fore. Me dí cuenta que no marcaba pulsaciones y no me detectaba el pulsómetro. Encontré el porqué pero cuando se puso a buscar casi le da una sobredosis de pulsómetros con miles que tendría a mi alrededor. Así que empecé la media sin ritmo cardíaco controlado.

En los primeros km ví a la liebre de 1:30 y me pegué a él. No tenía pensado ese tiempo pero te abría camino entre corredores que se apartaban para no comerse el globo. Así pude ir abriendo camino hasta el km2. dónde dejé atrás a la liebre y tiré a mi manera. Es entonces cuando llego al km3 y vi algo en mi Fore que me sacó una carcajada por no llorar. Mi Fore en millas. No es que me guste lo diferente ni me considere especial, simplemente ni lo configuré. Durante los km4 y 5 no se que ritmo llevaba. Iba mirando mi Fore pero no quería ponerme a calcular un cambio a min/km. Iba viendo que adelantaba amarillos y rojos y eso me servía. Rodaba más o menos sobre 4:15 y siendo una medía me parecía bien. Empecé a poder correr más cómodo al ir apareciendo huecos, menos cuándo llegaban las curvas, que entre el terreno húmedo y los kamikazes que recortaban sin importarles tirarte, tenía que frenar un poco. El avituallamiento del km5. lo hice bien, bebiendome casi todo el agua durante un par de km.
Casi en el km6. conseguí configurarme el pulsómetro y me aparté del grupo un poco para autobuscarmelo. Más adelante en el km7. mi mp4 se paró sin yo pedirselo y tuve que sacarlo de la malla, encenderlo y volverlo a guardar. En el km8. me pilló la lluvia fuerte hasta casi el km9 y pico.
El avituallamiento del km10 me fue igual que el del 5. Más tarde, casi en el km11. me tomé un combinado de jalea real y glucosa para reponer fuerzas y mantener correcto el azúcar.
En el km12, vi a dos corredores con un buen ritmo y me pegué a ellos. Me mantenían activo y incrementé mi ritmo puesto que los veía fuertes y era capaz de soportar el dolor moderado de rodilla. Aquí tengo que explicar que llevo 3 carreras corriendo diferente a lo habitual. Apenas doy zancada, no doblo del todo la rodilla porque no puedo y no quiero por miedo quizás. Doy pasos muy rápidos intentando dar el mínimo de rebote posible, algo que me limita mucho. Me permite correr, sí, pero no a mi auténtico nivel.
Me mantuve con ellos durante el último avituallamiento, dónde me bebí el powerade y el agua a sorbos pequeños durante un par de km. 
Llegando al km18. ya sabía que no me iba a pasar como en la media de Terrassa y me notaba más fuerte que el ritmo al que iba. Así que apreté. Creo que hice los tres últimos rozando el 4min/km o incluso por debajo. LLegango a bajar a 2:42min/km antes del giro a meta. Donde por cierto casi me resbalo ya que venía de ir dándolo todo casi a sprint en la recta y me lo encontré de golpe.
Entré en meta contento y con fuerzas. Y con un tiempo real de 1:26:49. No había bajado de 1:25 pero creo que hice todo lo que tenía a mi alcance ese día.
Al final, 635 de 6905 corredores finalizados de un total de 8111 inscritos.
Tras cambiar mi Fore a min/km y km, mi ritmo en carrera fue de 4:07'.


Dejo aquí dos vídeos de mi entrada en meta.

video 

video


2 comentarios:

  1. Muy bien campeón, un carrerón.
    No te preocupes por lo del GPS, todo el mundo ha empezado en millas o se le ha olvidado conectarlo un rato antes para que encuentre satélites. Las máquinas las carga el diablo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cursillo avanzado de manejo de Forerunner mientras se hace un pedazo de marca en una media maratón, vaya combinación de lujo! Felicidades por la carrera, maquinón!!!

    ResponderEliminar